viernes, 23 de octubre de 2009

Seguimos

... Y veo con tristeza que muchos de mis contemporáneos
están estancados,
Pues mientras yo leía filosofía
y hacía de mi melancolía poesía
ellos estaban perdidos en borracheras de noche y de día.
Hoy es mi vida solitaria
pero más completa y menos ordinaria.
Lejos de la vulgaridad de una pantalla
formando parte de las voces que no callan.